A password will be e-mailed to you.

El domingo fue el final de media temporada de The Walking Dead, y fue un final de descubrimientos que marcan un nuevo desafío, y también una que marcó el final de uno de los personajes favoritos.

[Advertencia: Este artículo contiene spoilers de la temporada 9, episodio 8 de The Walking Dead]

El domingo llegó el final de Jesus, interpretado por el británico, Tom Payne, uno de los personajes favoritos de los fanáticos entre los cómics, así como la serie. A pesar de ser un momento triste entre los fanáticos, el actor se expresó con honestidad ante la pregunta de cómo se sentía al despedirse de la serie, “Pasé mucho tiempo esperando que mi personaje tuviera más que hacer” dijo el actor. Su muerte llega a manos de los “Whiperers“, los enemigos nuevos del universo zombie de la cadena AMC, que usan trajes de la piel de los walkers  para mezclarse entre los muertos.

Jesus fue introducido a The Walking Dead en la temporada 6 y se convirtió en un personaje regular en la temporada 7. Al principio, el personaje se había llevado por un camino para ser clave en la serie, sin embargo, durante el transcurso de las temporadas 7 y 8, Jesus se convirtió mas bien en una figura estacionaria en el Hill Top, donde su  “utilidad” se estaba desperdiciando.

El actor le expresó a The Hollywood Reporter que los productores de la serie tenían el conocimiento que el actor estaba descontento con la poca utilidad de su personaje. “Entrenaba todas las semanas. Estaba listo y con muchas ganas de ir. No puedes evitar sentirte un poco abatido cuando no tienes la libertad para hacer cosas geniales.” le expresó a la revista.

El actor se está yendo justo en un momento giratorio no solo en la serie, sino, del personaje en sí, ya que en este momento es que Jesus se convierte en prácticamente en un ninja en la novela gráfica. En los cómics, en este momento en el tiempo, en que Jesus tiene su espada, se convierte en pieza clave para combatir los nuevos enemigos, sin embargo, esto no pasará en la serie televisiva.

Esta no es la primera vez que la serie se desvía de la novela gráfica, los productores se han tomado la libertad de realizar cambios que por lo general, llevan el mismo camino que el cómic, pero no necesariamente paralela la vida de los personajes. Daryl, por ejemplo, es un personaje que no existe en los cómics, sin embargo su creación ha convertido que el personaje sea esencial ahora en la temporada 9. Por otra parte, Judith es un personaje que en los cómics murió en una etapa muy temprana (junto a su madre, Lori en la cárcel), pero su presencia es quien ha llevado a personajes como Michonne tomar las decisiones que han tomado.

Payne reconoce que la existencia de tantos personajes importantes limita el desarrollo total de algunos secundarios, especialmente para una serie de televisión que por limite de tiempo lo imposibilita. El actor sí mostró agradecimiento por al menos haber tenido la oportunidad de que la muerte de su personaje haya sido la transición a un nuevo enemigo, los Whisperers y también de trabajar con actores como Ross Marquand (Aaron), Norman Reedus (Daryl), y Josh McDermitt (Eugene) en el último capítulo.

The Walking Dead regresará el 25 de febrero de 2019.