A password will be e-mailed to you.

Olvídate de la Guerra de los cinco ejércitos, la Guerra del momento es entre los servicios de transmisión digital.

El pasado 13 de noviembre del 2017 Amazon ganó una batalla contra Netflix, ofreciendo $250 millones por los derechos de The Lord of the Rings para lo que ya parecía ser el programa de televisión más caro en la historia.

Sin embargo, el costo podría ser aún mayor de los $500 millones que se estimó originalmente. Un reporte de THR calcula que podrían ascender a más de mil millones debido a los requerimientos del acuerdo entre Amazon, el estado de Tolkien, la publicadora Harper Collins y el estudio New Line Cinema. No es solo que dicho acuerdo requiere cinco temporadas (que podría incluir series “spin-offs”), sino que Amazon debe comenzar producción dentro de dos años. Hubiera sido más fácil llevar el anillo a Mordor.

Este es el trato más complicado que he visto”, dijo Matt Galsor, abogado en jefe del equipo legal de Amazon que negoció el acuerdo. “Pero se manejó con relativa rapidez, de una manera que unió a las partes en una estrecha relación. Fue difícil, pero todos se caían bien y se sintieron como un equipo más cuando se cerró el trato”.

Una razón para lo complicado de las negociaciones es que Amazon pudiera usar material de las películas, las cuales de por si se pudieron hacer luego de largas negociaciones entre estudios que tuvieron los derechos, desde United Artist en 1969, MGM, y Miramax, hasta que New Line Cinema –una división menor de Warner Brothers- logró llevarlas al cine dirigidas por Peter Jackson.

Hablando de Jackson, el artículo sugiere que quiera estar envuelto en la producción de la serie:

En cuanto a si [Peter] Jackson está involucrado en la serie de televisión como productor ejecutivo aún está por verse y le corresponde a él. Su abogado Peter Nelson no formó parte de las negociaciones de derechos en el 2017, pero recientemente ayudó a iniciar un diálogo entre Jackson y Amazon. “Es una cuestión del momento”, dice Nelson sobre el acuerdo con Amazon. “Estamos en una era en la que los servicios de transmisión suben el precio de la programación. Creo que Amazon está sacando una página del énfasis de los estudios en las franquicias. También se están dando cuenta de que con la sobreproducción de televisión, necesitas atraer los ojos de la audiencia en la pantalla, y puedes hacerlo con títulos de franquicia”.

Como si todo eso no fuera suficiente, también ronda la posibilidad de que los hermanos Bob y Harvey Weinstein intenten involucrarse en la producción ya que fueron quienes negociaron los derechos con New Line cuando corrían Miramax, y estaban envueltos en las negociaciones con Amazon hasta que explotó el escándalo de abuso contra Harvey Weinstein.

Ya es obvio que Netflix cambió radicalmente la industria del entretenimiento con su modelo, y el hecho de que sucediera justo durante la nueva era dorada de la televisión ha provocado una emocionante carrera por contenido. Al fin y al cabo, cuando ellos compiten, nosotros ganamos.