A password will be e-mailed to you.

Por Orlando Maldonado (@omaldonado2)

El filme animado The Book of Life llega hoy finalmente a las salas de cine de Puerto Rico y el mundo tras una década y media de producción, tiempo en el que el director mexicano Jorge Gutiérrez afrontó un gran cantidad de obstáculos por su estilo diferente y una temática no muy común en el cine de animación popular. The Book of Life celebra el folclor mexicano con colores hipnotizantes y una historia muy peculiar, limitando su audiencia. La película narra la jornada de Manolo, un joven músico que debe escoger entre cumplir con las expectativas de su familia y convertirse en torero o seguir su corazón.

El director Jorge Gutiérrez y el productor Guillermo del Toro dialogaron con Movie Network  sobre esas dificultades y un reclutamiento que fue clave para que el proyecto pudiese tomar vuelo. Esa importante adición fue ningún otro que el aclamado cineasta mexicano Guillermo del Toro, quien aquí se desempeña como productor.

Sobre su reclutamiento, Jorge Gutiérrez expresó que fue la entrada de Guillermo un factor muy importante para que el filme finalmente fuera considerado por los estudios.

“El factor gigantesco fue que Guillermo entrara como productor. Saliendo de la escuela estaba tratando de presentar esta película y en todos los estudios me decían que no, que este era un tema que no le iba a interesar al mundo, que no había público para esto. Estuve trabajando y trabajando. Tuve una serie animada en Nickelodeon con mi esposa que se llamaba El Tigre. Eso abrió un poquito más de puertas y empecé a desarrollar el filme una vez más, pero no teníamos apoyo de ningún estudio grande. Guillermo entra como productor y rápido empezamos a trabajar juntos.”

Sin embargo, la entrada del director de Pacific Rim, aseguran ambos, no hizo las cosas tan fácil como ellos pensaban.

“Sigue siendo muy difícil hacer películas que van a contracorriente visual o temáticamente de las películas animadas que vengan de donde vengan, terminan pareciéndose a las demás películas animadas. Creo que El Libro de la Vida tenía una propuesta muy nueva visual y temáticamente y fué difícil. Nos llevó unos cinco añitos levantar el proyecto.” añadió Del Toro.

Sobre la razones que lo convencieron de unirse al proyecto, además de las referencias a la cultura de su país natal, Guillermo del Toro asegura que la principal razón siempre fue su director, Jorge Gutiérrez.

“Para mi, el gran atractivo de la película es trabajar con Jorge y presentarlo  como una voz nueva en un medio en el que he trabajado y al que adoro que es la animación. Creo que principalmente como productor lo que uno busca no es la co-autoría de una película sino una expedición con alguien en quien crees, alguien que tiene un destino en su cabeza; un mundo con un gran poderío visual y vas a ir al lado de él quitándole obstáculos y matando serpientes venenosas. Es como una exploración de una jungla.”

“El error que cometen muchos productores es que se vuelven co-autores, pero este no es el caso. Yo tengo mucho en común con los temas de la película por empatía, porque produzco películas con temas que me interesan y me son cercanos, pero el atractivo principal no es ni el guión ni el presupuestos, sino el cineasta. Son cineastas de quién quiero aprender y a quién quiero conocer mejor.”, insistió el director de El Laberinto del Fauno.

Del Toro incluso bromeó con que una de las razones es que se ve más delgado al lado de Jorge, quién aprovechó para mencionar cuán agradecido está de poder trabajar con él.

“¿Qué otro director del prestigio de Guillermo agarra a cineastas novatos como yo y los apadrina? Eso es algo, la verdad, increíble. En todas las entrevistas me gusta mencionar cuán agradecido estoy de la oportunidad que me da Guillermo como productor.”, concluyó Gutiérrez.