A password will be e-mailed to you.

cinco

Por Orlando Maldonado (@omaldonado2)

Una película que se filmó a lo largo de doce años, fácilmente pudo haber sido archivada como uno de los trucos publicitarios más elaborado en la historia del cine y nada más, pero Boyhood es mucho más que eso. La serie británica de documentales Up Series ha seguido, desde el 1964, la vida de catorce niños británicos. ¿Cómo puede competir el director Richard Linklater con algo que ya se había hecho antes?

Luego de mucha reflexión, he llegado a la conclusión de que no es necesario. Boyhood automáticamente supera dicha serie por un simple pero fascinante dato: Linklater trabaja con un guión y un grupo de actores que durante doce años y 39 días de filmación se comprometieron al ambicioso proyecto de un director que a lo largo de su carrera ha hecho maravillas con la cotidianidad. Cuando una película tiene el mismo efecto nostálgico que un compilado videos caseros, sabes que acabas de ver algo grande, y nunca había estado tan seguro de haber presenciado el nacimiento de un clásico moderno.

review2

En 2 horas y 45 minutos, Boyhood sigue a Mason (Ellar Coltrane) desde los seis años hasta que se gradúa de escuela superior, retratando los momento más influyentes en su crecimiento y madurez con una exactitud que suele caracterizar un documental. Hijo de padres divorciados, Mason es forzado desde pequeño a entender situaciones que a esa edad podrían resultar abrumadoras.

Desde un padre (Ethan Hawke) que está ausente la mayor parte del tiempo hasta una madre (Patricia Arquette) que se esmera por sacar a sus hijos adelante con lo poco que tiene mientras experimenta la peor de las suerte con los hombres, Mason debe lidiar con aspectos de la vida que podrían reabrir heridas a los que hemos pasado por situaciones similares. Linklater, hijo de padres divorciados, acerta la idea del padre ausente, símbolo de la diversión durante los fines de semana en que hace acto de presencia. Pero uno de sus mayores aciertos es la representación de la madre soltera que las circunstancias la hacen evolucionar de una mujer frágil al símbolo de autoridad necesario en una familia.

review

No conozco algún otro filme que triunfe de la manera que lo hace Boyhood con una narrativa tan íntima. La película es una reflexión sobre la vida y cómo somos una especie de víctima del tiempo, marcado ingeniosamente con canciones, modas y artefactos tecnológicos que caracterizaron las diferentes épocas en que se desarrolla la historia. Mientras lo vemos crecer ante nuestros ojos, Mason conoce la amistad, el amor, la decepción y eventualmente embarca en una aventura de autodescubrimiento. El resultado es un filme experimental con el que todos nos podríamos identificar, y posiblemente único en su especie.

Aunque la mayoría del crédito de este logro cinematográfico pertenezca a Linklater, es necesario reconocer el gran desempeño de un magnífico elenco compuesto principalmente por Coltrane, joven actor que ofrece una de esas actuaciones que serán discutidas por cinéfilos alrededor del mundo ahora y en la posteridad. Son Coltrane y Lorelei Linklater, quien personifica a su hermana Sam, las dos estrellas del filme aparte del Linklater. El aclamado director de la trilogía de Before (Sunrise, Sunset y Midnight) se gradúa como uno de los cineastas más importantes de la actualidad y como un verdadero poeta de todo lo que compone la vida diaria. Echarle un vistazo a su admirable filmografía es suficiente para reconocerlo, pero es necesario presenciar su obra maestra para estar convencido.

En ambos cines de Fine Arts y Montehiedra desde este jueves, 21 de agosto, Boyhood es una de las mejores propuestas cinematográficas que verás este año.