A password will be e-mailed to you.

En lo que parece ser una respuesta directa al fracaso de Solo: A Star Wars Story en la taquilla global (en comparación con otros filmes de la serie), Lucasfilm decidió poner en pausa todos los proyectos derivados de la franquicia, según reveló en exclusiva el portal Collider.

El estudio, según las fuente del portal de entretenimiento, dirigirá todos sus esfuerzos a los episodios, en especial el noveno capítulo, pautado a estrenar en diciembre del próximo año. El noveno episodio será dirigido por J.J. Abrams (The Force Awakens) y cerrará la historia que empezó en el 2015 con Rey, Finn, Poe Dameron y Kylo Ren como personajes principales.

Hasta la fecha, Lucasfilm ha estrenado dos “spin-offs”. El primero, Rogue One: A Star Wars Story, tuvo una producción problemática, pero fue un éxito taquillero para la marca y una agradable sorpresa para los fanáticos de la vieja y la nueva escuela. El segundo, Solo: A Star Wars Story, experimentó problemas similares durante la filmación, pero nunca pudo recuperarse. Además, fue la primera película de Star Wars desde el 2015 que no estrenó en diciembre, mes en que tres películas de la serie antes que ella habían dominado fácilmente.

Este nuevo desarrollo llega luego de que Solo: A Star Wars Story decepcionara con un débil estreno de $84 millones de dólares. Hasta el momento, la cinta ha recaudado $341 millones en el mundo entero, por lo que se prevé que ni siquiera llegue a los $400 millones una vez haya salido de los cines.

La noticia llega semanas después de que se anunciara una película de Boba Fett del director James Mangold (Logan). Esto, según la fuente de Collider, se había concretado antes del debut de Solo en los cines, y bien podría disolverse en cualquier momento. Esta es la segunda vez que el filme enfocado en el cazarrecompensas más popular de la galaxia es engavetado. Josh Trank (Chronicle) estuvo atado al proyecto justo antes de que Lucasfilm anunciara Rogue One: A Star Wars Story, pero el fracaso de Fantastic Four y su aparente comportamiento errático durante la filmación de esa película obligaron a Kathleen Kennedy, presidente de Lucasfilm, a deshacerse del director.

Esto también afecta la película de Obi-Wan Kenobi con Ewan McGregor, una de las más anticipados por los fanáticos. En agosto del 2017 se reportó que McGregor estaría retomando el rol junto al director Stephen Daldry (The Hours), pero nunca hubo un anuncio oficial. Tan reciente como en mayo de este año, se rumoró que el filme ya estaba en etapa de pre-producción.

Una serie con Jon Favreau (Iron Man) atado como productor seguiría en pie, al igual que una nueva trilogía de Rian Johnson (The Last Jedi) y otra de los creadores de Game of Thrones, Davi Benioff y D.B. Weiss. Series exclusivas de la plataforma de “streaming” de Disney, anunciadas en febrero de este año, tampoco se verían afectadas por esta decisión.