A password will be e-mailed to you.

El actor inglés, Tom Holland, apenas tiene 19 años de edad pero ya ha trabajado al lado de actores de Hollywood con los que muchos actores veteranos aún sueñan con trabajar.

Su primera película, el drama de desastre natural, The Impossible, le sirvió de entrenamiento. “¿Qué mejor maestra que Naomi Watts?”, comentó el actor durante una entrevista de mesa redonda para su nueva película, In the Heart of the Sea. “Ella me sostuvo durante la película entera. En realidad fue como mi madre.”, añadió Holland, quien interpreta al marinero Thomas Nickerson en la nueva película del director Ron Howard (Rush).

“Es intimidante, por supuesto que lo es, pero he tenido la suerte de trabajar con personas que son muy apasionados sobre su trabajo y personas que son genuinamente buenas. Ron es el ejemplo perfecto; un tipo que ha tenido mucho éxito en su carrera pero esto no lo ha cambiado en lo absoluto. Esto lo hace una persona amable, accesible y el director perfecto.”

Su personaje, un niño de sólo catorce años, es quien años después, sentado en una mesa con el autor Herman Melville (Ben Whishaw), narra los eventos que inspiraron la novela Moby Dick. En este espacio en el tiempo, el personaje de Nickerson es interpretado por el actor irlandés, Brendan Gleeson (Harry Potter), lo que significa que fue Holland a quien le tocó filmar las escenas más exigentes de la película.

“No fue nada fácil, pero fue duro por las razones correctas. Estábamos haciendo una película sobre personas reales, así que teníamos la obligación de hacerle justicia a estos personajes.”, aseguró el actor. “Filmar esta película fue muy agotador. Tuve que someterme a cambios físicos, leer muchos libros y ver películas para entender lo que pasaron estos hombres”, añadió Holland.

El rol de un marinero requiere estar la mayoría del tiempo en el agua,  lo cuál resultó una tarea difícil para un actor que nos confesó que no sabe nadar. “Soy un pésimo nadador, lo cual es estúpido porque siempre estoy metido en el agua”, bromeó el actor. “Puedo nadar, pero si me pides que nade 100 metros me vas a tener que rescatar. Hay una escena en la película – de hecho, está en uno de los pósters- en que la cola de la ballena se levanta frente a nosotros y luego golpea fuerte el agua. Por alguna razón, en la toma parece que tengo hombros enormes, pero la realidad es que tengo puesto un chaleco salvavidas por debajo porque no puedo flotar con toda esta ropa. Obviamente, Chris [Hemsworth] está al lado manteniéndose a flote con una sola mano y nadando como delfín, pero yo soy un pésimo nadador. No puedo flotar.”

Pero nadar, o al menos tratar, no fue el único reto para el actor, quien tuvo que meterse dentro de una ballena -de mentira, por supuesto- para una de las escenas más memorables del filme.

“Ese fue un día que llevaba anticipado. Sabía que era iba a suceder y fue probablemente el día más difícil que he tenido en un set de filmación. Recuerdo que nos preparamos en nuestros trailers y caminamos hasta el set, como en un día normal, pero este día, nos pidieron a todos que saliéramos a la vez y tuvimos que esperar afuera mientras nos echaban un tipo de lubricante encima para hacernos ver como si estuviéramos cubiertos en aceite de ballena y estaba helado afuera. Eran como las dos de la mañana y básicamente tuve que treparme encima de una ballena y meterme dentro. Filmar la escena no fue la peor parte, sino cuando gritaron ‘corte’, pues tenía que buscar la manera de salir de la ballena, pero estaba tan resbaladizo que salía a la mitad y volvía a caer dentro de ella. Eventualmente me rescataron con una soga y fue como volver a nacer.”

Afortunadamente, Tom Holland no es extraño a filmar en localización en lugar de estudios de filmación. Sobre filmar fuera del “soundstage”, el actor asegura que requiere más trabajo, pero lo ayuda a conectar mejor con el personaje. “Significa que el trabajo es constante. Cuando estás en una localización, tan pronto gritan ‘corte”, nada cambia aparte del hecho de que ya no estás actuando. Aún estás en la jungla o en el lugar increíblemente frío. También ayuda a conectar emocionalmente con el personaje. Ya no hacen películas de esta manera. Es de gran ayuda porque miras a tu alrededor y no ves otra cosa que no sea la vida misma y filmar en un estudio puede ser aburrido. Es solo un edificio de concreto y hay pantallas verdes en todas partes, pero cuando estás en el lugar, verdaderamente estás experimentando lo que le pasó a estos personajes.”

Si has visto los cortes, no es secreto que una gran parte de In the Heart of the Sea se filmó en estudios con pantallas verdes Sin embargo, Holland nos explicó que cuando se trata de Ron Howard, trabajar en pantalla verde no te hace sentir como un idiota.

“Si le preguntas a cualquiera que haya trabajado con él en una filmación, te dirán que un set de Ron Howard es un set feliz. Trabajar con él es un privilegio. Siempre está muy preparado para todo lo que hacer, y por est razón, siempre está relajado, por lo que nosotros [los actores] también nos podemos relajar y confiar en nuestro director. En un filme de esta escala, es necesario que confíes en él. Estás haciendo un filme sobre una ballena, pero nunca hubo una ballena. Estamos mirando bolas de tenis y a veces te sientes como un idiota [haciendo esto] y tienes que confiar en que tu director no te hará ver como un idiota.”

Actualmente, Holland se prepara para su reto más grande hasta el momento, el de heredar la máscara del Hombre Araña en el más reciente reinicio de esta problemática franquicia. Holland filmó varias escenas como Peter Parker para Captain America: Civil War y nos habló sobre el proceso de preparación para dar vida a este personaje, lo que podemos esperar de él y cómo trabajar con Chris Hemsworth en esta película fue como una preparación para una eventual colaboración en el MCU.

“Prepararme para Peter Parker ha sido un proceso diferente a la preparación para esta película. Me la paso todo el día leyendo cómics en mi casa y yendo al gimnasio ocasionalmente”, bromeó el joven actor.

Sin estar consciente de ello, trabajar en esta película representó el nacimiento de una relación que se trasladará al mundo de Universo Cinemático de Marvel cuando Peter Parker eventualmente se una a los Avengers tras un acuerdo entre Sony y Marvel Studio que le da permiso a este último para utilizar el personaje en sus películas.

“[Cuando grabamos esta película] no sabía que esto me iba a suceder a mi, pero es muy reconfortante saber que existe alguien en ese universo a quien ya conozco y con quién ya he desarrollado una relación y espero que Marvel me ponga en las mismas aventuras que Thor.”, aclaró el actor. Chris solía levantar la mano en el set todo el tiempo, como esperando el martillo de Thor y le teníamos que recordar que estábamos en otra película.”, añadió Holland.

Ser el tercer actor en interpretar a Spider-Man en una década ejerce más presión sobre el protagonista del musical “Billy Elliot”, quien nos confesó que “tiene algo muy especial en mente” para el superhéroe. “Siento mucha presión, pero me está guiando para asegurarme de hacerle justicia a este personaje. Obviamente, tengo unos zapatos grandes que rellenar. Andrew [Garfield] y Tobey [Maguire] hicieron un trabajo fantástico en sus películas, pero igual me emociona el trabajar en él, hacerlo mío y ser parte de este mundo. Tengo muchas ideas en mi cabez: a, pero no te las puedo contar ahora. Tendrás que esperar un poco más, pero confía en que tengo muchas cosas en mi cabeza [para el personaje].

Sobre el interés amoroso de Peter Parker en las nuevas películas, el actor no nos pudo revelar nada oficial, pero si nos declaró su amor por Mary Jane, pero sólo la versión de los cómics. “Me encanta Mary Jane, especialmente en la serie de Ultimate Spider-Man. Me rompió el corazón cuando Peter insistía en terminar con ella. En las películas prefiero a Gwen (Stacy). Emma Stone fue una Gwen fabulosa  y su química con Andrew es lo que hace esa película.”

“In the Heart of the Sea” estrena el miércoles, 9 de diciembre en los cines de Puerto Rico.