A password will be e-mailed to you.

No existe absolutamente nada que Lady Gaga no pueda hacer, y así ha quedado demostrado con su actuación en la película A Star is Born, la cual ha llegado al circuito de festivales como un torbellino, arrasando con toda competencia y alejándose en la contienda por el Oscar de Mejor Película que se disputará en febrero del próximo año.

Gaga, nombre de pila Stefani Germanotta, también suena como la favorita para el Oscar de Actriz Principal. La gesta sería una para la historia, considerando que se trata del primer largometraje para la estrella de pop convertida en actriz.

Actualmente, la película se presenta en el Festival Internacional de Cine de Toronto, donde la actriz, el director y el resto del elenco de la película compartieron con la prensa detalles sobre la película más caliente del circuito de festivales.

“Bradley es un fabuloso cineasta”, expresó la actriz de 32 años sin titubear. “He actuado antes, pero nunca había la protagonista de un largometraje, y verlo trabajar día a día en el set [de filmación] era muy emocionante. También lo fue poder actuar en el ambiente que él había creado. [Bradley] opera con una precisión y visión peculiar que te permite ver el motor trabajando en su mente, aún cuando está en personaje”, añadió Gaga durante la conferencia de prensa oficial de la película.

A Star is Born es el debut como director del establecido actor estadounidense y protagonista de películas como The Hangover y Silver Linings Playbook, por la cual recibió su primera de tres nominaciones al Oscar al hilo en el 2012, 2013 y 2014. En la película, Gaga interpreta a Ally, una joven y aspirante a cantante que una noche es descubierta por el famoso cantante Jackson Maine (Cooper). Con la ayuda de Maine, un alcohólico con pocas esperanzas de rehabilitación, Ally es impulsaba al estrellato, mientras el alcoholismo de Maine lo impulsa en sentido contrario y comienza a sepultar lo que queda se su carrera.

Bradley Cooper: Quería contar una historia de amor

Sobre su naturalidad en un un rol dramático y exigente como el da Ally, la actriz prefiere darle el crédito a su director.

“Yo memoricé mis líneas, pero Bradley siempre insistió en que lo más importante era lo que intentaba decir [el personaje] y contar la historia de esa escena en particular. Entonces, cuando llegaba al set, podía deshacerme de todo eso y existir en este ambiente preciso pero completamente liberador. Nunca fue rígido. Fue una experiencia artísticamente libre y me siento muy agradecida de él por haber creído en mi. Esta se su visión y su historia, y yo solo quería ser un vehículo para que él pudiera contar esta hermosa historia.”

Sam Elliott, Dave Chappelle, Anthony Ramos y Andrew Dice Clay completan el elenco de la película, programada a estrenar en los cines de Estados Unidos el 5 de octubre de este año.