A password will be e-mailed to you.

Toronto, Canadá – Lo hayas conocido por su popular rol de villano en “Black Panther”, la serie “Friday Night Lights” o por el papel que lo puso en el radar en el drama “Fruitvale Station”, todos podemos coincidir en que Michael B. Jordan, a sus 32 años, es uno de los actores más prometedores de Hollywood en la actualidad. 

Por tal razón, no es sorpresa que Jordan, quien debutó como actor en la serie “The Sopranos” cuando apenas era un adolescente, sea uno de los contendientes al Oscar por su papel en el drama verídico, “Just Mercy”, que debutó en el Festival Internacional de Cine de Toronto en medio de la conversación de los Oscar.

En la película, el actor de “Creed” interpreta a Bryan Stevenson, un abogado de derechos civiles que por 30 años se ha dedicado a ofrecer una defensa adecuada a minorías, y comunidades que no tienen el mismo acceso a la justicia que el resto de la sociedad. 

Basada en las memorias de Stevenson, la película en sumerge en el más popular de sus casos, cuando recién graduado de Harvard, lideró un movimiento legal que buscaba liberar a Walter McMillian (Jamie Foxx), un hombre negro de Alabama que había sido sentenciado a muerte por el asesinado de una joven. Su convicción, sin embargo, estuvo particularmente basada en la confesión de otro convicto que recibió una sentencia a cambio.

En conferencia de prensa durante el concurrido festival de cine, Michael B. Jordan habló sobre cuán importante era para él ayudar a arrojar luz sobre este caso, uno que posee la particularidad de no ser el único en su clase.

“Sentí una gran responsabilidad de acercarme a este problema, de hacer todo lo posible para utilizar mi plataforma como medio para llevar esta historia a las masas”, expresó Jordan a los medios.  “Sabía que esto al final ayudaría a darle [a Bryan] una herramienta para hacer su trabajo. ¿Cómo podemos hacer nuestra parte? Eso era lo que yo quería traer a este proyecto”, declaró el actor.

Para el actor, la película también representó la oportunidad de que su familia lo viera en un rol diferente, especialmente uno en el que no tendrían que verlo morir. Esto, en referencia a algunos de sus roles más tempranos -incluso recientes como Black Panther- en que su personaje estaba marcado por la tragedia.

“Mi familia lo es todo. Temprano en mi carrera tuve que interpretar varios personajes estereotípicos, que aunque no lucían como tal por su gran peso emocional, obligaron a mi mamá a verme morir demasiadas veces, algo que nunca había considerado. Solía llorar muy fuerte al verme morir, lo cual me destruyó. Entonces, decidí que no podía seguir haciéndolo. Incluso rechacé roles por esa misma razón. No podía seguir muriendo.”, confesó el actor, quien oficialmente se colocó en la carrera por el Oscar tras el estreno de la película en Toronto. 

Su actuación, entre otros aciertos de la película, es una que expertos aseguran merece el tipo de reconocimiento que otorga La Academia. Esto lo convertiría en solo el quinto actor negro en recibir el premio de Actor Principal, uniéndose a “Sidney Poitier, Denzel Washington, Jamie Foxx y Forest Whitaker”, el último el ganarlo hace 13 años.

“No acepté este proyecto con eso en mente”, comentó el actor sobre la probabilidad de ganar un Oscar. Quiero ser parte del cambio. Quiero ser parte de este esfuerzo y quiero hacer mi parte. Como hombre negro en América, estos asuntos me afectan de forma directa. Los premios están fuera de tu control. Soy una persona competitiva, pero este espacio no es para eso. Se trata de hacer arte y de contar historias”, declaró.

La película fue dirigida por Destin Daniel Cretton, director de “Short Term 12” y que próximamente debutará en el Universo Cinematográfico de Marvel con “Shang-Chi and the Legend of the Ten Rings”. 

El resto del elenco incluye a la ganadora del Oscar, Brie Larson (Captain Marvel, Room), Tim Blake Nelson (Watchmen), Rafe Spall (Jurassic World: Fallen Kingdom) y O’Shea Jackson Jr. (Godzilla: King of the Monsters).

El estreno de “Just Mercy” en los cines de Puerto Rico está programado para febrero del 2020.