Ni los propios remakes se salvan de ser reemplazados por una versión contemporánea, y esta vez le tocó al clásico Scarface del director Brian De Palma.

El portal The Wrap reportó esta tarde que el director chileno Pablo Larraín (No) fue elegido para dar vida a esta nueva versión, cuya historia se desarrollará en Los Ángeles. En esta versión renovada, Tony será un inmigrante mexicano que llega a los Estados Unidos en busca de una mejor vida y asciende al poder a través del crimen.

Según el portal, el protagonista tendrá un apellido diferente y la historia le dará un mejor enfoque a el origen de Tony explorará la formación de las heridas que influenciaron en su memorable transformación.

Aunque aún no se ha escogido al actor que interpretará a Tony, ya suenan nombres como Oscar Isaac (Inside Llewyn Davis), Edgar Ramírez (Hands of Stone) y Michael Peña (End of Watch). Sin embargo, el estudio Universal Pictures no descarta la idea de traer a un actor desconocido para darle autenticidad.

Marc Shmuger de Global Produce, quien produjo el documental ganador del PGA (Producers Guild Award), We Steal Secrets, será el productor de Scarface junto a Marty Bregman, productor de la versión del 1983.