A password will be e-mailed to you.

The LEGO Movie es el emplazamiento publicitario o “product placement” más divertido que haya llegado al cine en los últimos años. Tanto así, que creo que podemos perdonarle a Warner Bros. el hecho de que la película sea el perfecto ejemplo de una decisión de negocio, confeccionada cautelosamente para no solamente vender taquillas, sino todo producto derivado de ella. Lo perdonamos porque The LEGO Movie está consciente de lo que es, y no lo esconde. De hecho, lo acoge y hasta lo parodia. ¿Cómo no amar una película que te divierte hasta el cansancio y aún encuentra espacio para una sutil crítica social? Es que la película es también el perfecto ejemplo de un blockbuster inteligente, pues no solo complace a los pequeños, sino que también se acuerda de nosotros los grandes, así como lo hizo Pixar con Toy Story 3.

Dirigida por el dúo de Phil Lord y Christopher Miller, las mentes maestras detrás de la divertidísima Cloudy with a Chance of Meatballs, The LEGO Movie propone desde lo primeros minutos, un mundo donde todo el mundo vive siguiendo unas normas establecidas por el gobierno dictatorial del presidente Business, con la voz inconfundible de Will Ferrell. Chris Pratt presta su voz a Emmet Brickowoski, un tipo común y corriente, donde lo común y corriente es hacer lo mismo todos los días, mientras todos vocalizan las líricas de la canción del momento.

lego_movie

El mundo ha embrutecido en The LEGO Movie, donde todos viven inatentos a lo que verdaderamente ocurre a su alrededor. Emmet es parte de esta población de ignorantes hasta que se le presenta la oportunidad de ser alguien importante. Por pura casualidad, Emmet encuentra la pieza clave en una leyenda apoyada por el mago Vitruvius (Morgan Freeman), y la única esperanza contra el Kragle, el arma principal del malvado Lord Business. Junto a la intrépida Wyldstyle (Elizabeth Banks), Vitruvius y un grupo de personajes icónicos pertenecientes a una sociedad secreta que busca derrocar el reino de Lord Business, Emmet embarca en la aventura de su vida.

Aunque sencillo a primera vista, el mensaje de The LEGO Movie es muy efectivo, especialmente en los últimos 20 minutos de la película, donde los guionistas le dan un giro conmovedor e inesperado.  El presidente Business quiere erradicar por completo la creatividad y espontaneidad, y es Emmet, un tipo con poca creatividad, quien debe evitarlo. Su aventura está llena de cameos y referencias a la cultura popular, pues la película reconoce quién es su público en todo momento. De hecho, en ocasiones se siente como si la película estuviese dirigida más a los adultos que a los niños.

La animación en The LEGO Movie simula la técnica de stop motion y da la impresión de que el mundo se construyó con piezas reales. Podría parecer poco importante, pero para los que en algún momento jugamos con LEGO resulta impresionante la atención al detalle de la película. Desde el fuego, el agua, y hasta el humo que resulta de explosiones, todo fue creado cuidadosamente con piezas de LEGO que muchos podemos reconocer. Son tantos los detalles que la idea de examinar la película fotograma por fotograma la elevaría aún más, pero no hace falta. The LEGO Movie es casi perfecta como es.

lego_movie

lego_movie

lego_movie