A password will be e-mailed to you.

La nueva serie de Netflix, Russian Doll es digna de hacerte perder un día de tu vida… bueno, al menos medio día de tu vida.

Russian Doll sigue la historia de una joven llamada Nadia, quien muere en múltiples ocasiones y continúa despertando en el apartamento de su amiga quien le está tirando una fiesta por su cumpleaños #36. En la travesía de descubrir qué rayos está pasando, a parte de descubrir las sinnúmero de maneras en las que se puede morir, también descubre que tal vez la única manera de salir de este ciclo repetitivo, es enfrentando su pasado.

Natasha Lyonne quien interpreta a Nadie, también es co-creadora de la serie, junto a Leslye Headland y  la comediante Amy Poehler.

La serie explora la posibilidad de múltiples dimensiones y lineas de tiempo mientras a la vez siendo cínica, sarcástica y con el humor más oscuro que pueda existir. Nadia teoriza que su mala fortuna puede ser resultado de una droga nueva que probó la noche de su cumpleaños, el hecho de que el edificio de su amiga puede estar embrujado por un fantasma judío, o que ella realmente es la misma persona que Alan, un hombre quien ella descubre está pasando por exactamente lo mismo que ella.

Mientras que se puede debatir que todas las series en Netflix son aptas para ver corridas, ésta es la única que haría sentido hacerlo, ya que en vez de sentirse como serie, se siente más como una película alargada y pierde un poco el sentido si tomas pausas muy prolongadas entre los episodios.

Cada episodio tiene una duración aproximada de 30 minutos, por lo que, para un total de ocho capítulos te tomará algunas cuatro horas terminar la serie- cosa que vale la pena tomar medio día de enfermedad del trabajo para disfrutar de buenos chistes de humor negro.