Su contraseña será enviada a su correo electrónico.

Así de rápida va la vida. Disney estará terminando su acuerdo de transmitir filmes nuevos en Netflix para lanzar su propio servicio de streaming comenzando en el 2019. El contrato actual fue anunciado en el 2012 y desde el año pasado estaban compartiendo contenido estrenado durante los últimos meses. Esto incluía filmes de Disney, Marvel, Pixar y Lucasfilm.

Pete’s Dragon, The Jungle Book, Moana, Captain America: Civil War y Rogue One: A Star Wars Story son algunas de las películas disponibles en el gran rojo luego de este acuerdo, cuyo final definitivamente hace un roto aunque, no tanto como uno pensaría pues Netflix lleva tiempo rellenando su librería original.

El reporte (vía Collider) explica que llega junto a “noticias de que Disney está adquiriendo una mayoría de BAMTech, la compañía de tecnología de streaming propiedad de la Liga Mayor de Béisbol, por la friolera $ 1,58 mil millones. Ellos estarán esta tecnología para no sólo lanzar el servicio de streaming de Disney en 2019, sino también un servicio de streaming de ESPN a principios del próximo año.

Sobre esos servicios de ESPN:

“El servicio multideportivo de la marca ESPN ofrecerá una amplia gama de programas deportivos, con aproximadamente 10.000 eventos y eventos regionales, nacionales e internacionales, incluyendo la Major League Baseball, la Liga Nacional de Hockey, la Major League Soccer, el Grand Slam, deportes colegiales. También habra paquetes deportivos individuales disponibles para su compra, incluyendo MLB.TV, NHL.TV y MLS Live.”

Reportes en varias páginas contradicen hasta cuando el contenido actual de Disney permanecerá en Netflix, pues en algunos lugares dicen que será inmediatamente, mientras que otros aseguran que planean terminar el acuerdo actual. El comunicado da a entender que los filmes que defintivamente llegarán exclusivamente a este nuevo servicio serán los que debuten durante el 2019.

Esto tiene una inmensa capacidad de cambiar el panorama por completo. Disney es dueña de una cantidad inmensa de contenido actual e histórico, por lo que un servicio exclusivo de streaming se escucha como tremenda opción para familias y fans de cine clásico, sin mencionar el potencial para productos originales.

Ahora entendemos porque el énfasis de Netflix en producir tanto contenido propio tan rápido. Vieron la escritura en la pared y se movieron a tiempo, mientras otros competidores (Amazon, Hulu) se han mantenido peleando por cual más licencia productos ajenos.

¿Qué les parece?