A password will be e-mailed to you.

Una mujer identificada como Chase Robinson fue despedida y demandada por la cantidad de $6 millones de dólares por la compañía en que solía trabajar, por aparentemente ver Netflix.

Según reportó la revista Variety, además de haber pasado días viendo series de televisión en la oficina, la mujer hizo uso inapropiado de fondos de la empresa.

La ex empleada de Canal Productions, una compañía del acto Robert De Niro, radicó la demanda el sábado en el estado de Nueva York. En la demanda se revela que Robinson fue contratada en el 2008 como asistente de De Niro, pero más adelante fue ascendida a Vide Presidente de Producción y Finanzas. Su salario en el 2019 llegó a alcanzar los $300,000 dólares al año.

Robinson se vio obligada a dejar la compañía en abril en medio de preocupaciones por un alegado “sabotaje”, según lee la demanda.

La compañía también aseguró que la empleada visitaba la oficina en pocas ocasiones, e incluso llegó a ver 55 episodios de la serie “Friends” en un período de solo cuatro días. Para uno de esos períodos de “binge watching”, Robinson ordenó comida de Caviar San Francisco y Paola’s Restaurant, cargando ambos a la tarjeta de la compañía.

En marzo, la ex empleada alegadamente vio 20 episodios de la serie “Arrested Development” y 10 episodios de “Shitt’s Creek” en apenas cuatro días.

“Ver series en Netflix nunca fue parte ni estuvo relacionado a sus labores y responsabilidades, lo cual realizó por entretenimiento personal en momentos en que se le estaba pagando por trabajar”, lee la demanda.

Se estima que Robinson también incurrió en gastos de $12,696.65 de dólares en Paola’s Restaurant en un períodos de dos años, en adición a $8,923.20 en Deluca and Dean y Whole Foods. La ex empleada también gastó $32,000 dólares en Ubers y Taxis.