Su contraseña será enviada a su correo electrónico.

Además de su director, David Leitch, existe otro David con un rol crucial en el desarrollo de la película de acción, Atomic Blonde, protagonizada por Charlize Theron. Se trata de Bowie, legendario cantante, escritor y actor inglés que falleció de cáncer en enero del año pasado, pero no sin antes dejar una de las marcas más grandes en la historia de la música.

El espíritu y energía de Bowie, al igual que la música los entusiastas de Berlín, Nick Cave e Iggy Pop, inculcaron las influencias del punk y new wave de la época en que se desarrolla la película, una propuesta de acción basada en la novela gráfica, The Coldest City.

En el set de la película, el tema Putting Out the Fire del álbum Cat People se escuchaba en el aire de la noche como parte de un tributo espontáneo para una leyenda que recién había fallecido. Bowie vivió en Berlín durante la década de los setenta, donde grabó tres celebradas producciones, universalmente conocidas como La Trilogía de Berlín. Estos álbumes, grabados en colaboración con el músico y compositor inglés, Brian Eno, son Low, “Heroes” y Lodges. El segundo verso de “Heroes” fue inspirado por su productor, quien miraba el Muro de Berlín, visible desde la ventanas del estudio de grabación.

Leitch explica la lógica rebelde y rock ’n’ roll de la producción: “La música y vestimenta occidental eran ilegales en el este de Berlín, lo cual la hacía mucho más codiciada por la juventud”, expresó el codirector de John Wick. “Las sensibilidades pop de de nuestra película definitivamente están inspiradas por la música de este momento, y podrás oír muchos clásicos en el “soundtrack”, además de otros temas geniales que pudieron haber pasado por desapercibidos en su momento.”, añadió Leitch.

La música y la historia son una sola en la película de acción y espionaje, cuyo estreno en Puerto Rico está programado para el 27 de julio. El “soundtrack” cuidadosamente escoge canciones de una de las épocas más creativas del pasado siglo; uno que hace eco de las actuales tensiones globales.

En la película, la ganadora del Oscar®, Charlize Theron interpreta a Lorraine Broughton, una espía encubierta de la MI6 que es enviada a Berlín en medio de la Guerra Fría para investigar el asesinato de otro agente y recuperar una lista de agentes dobles que han desaparecido.