A password will be e-mailed to you.

San Juan, Puerto Rico – La película netamente puertorriqueña Yerba Buena llega a los principales cines en la Isla para deleitar al público con su historia de amistad, resiliencia e invención ante el desastre natural y las condiciones adversas.

Escrita, producida y dirigida por el cineasta boricua Bruno Irizarry ( 200 Cartas, 2013), el filme pone en pantalla grande a figuras contemporáneas y veteranas del cine local, incluyendo a Karla Monroig, Isel Rodríguez, Jessica Rodríguez, Braulio Castillo, hijo, Carlos Fonseca, Luis Vigoreaux y otros.

El filme rompe los convencionalismos del cine puertorriqueño con su narrativa sobre la situación que viven tres amigas durante las secuelas inmediatas del huracán María. Sonia (Monroig) descubre los beneficios del cannabis medicinal para sus migrañas y quiere ayudar a su amiga Juana (J. Rodríguez), sobreviviente de cáncer, a manejar sus dolencias con ello. Sonia y su amiga Mary (I. Rodríguez) preparan “happy brownies” con cannabis medicinal para ayudar a Juana, sin ella saberlo. Juntas deciden hacer más brownies para ayudar a los vecinos y de una vez, mejorar la situación en la que viven. Pero no todos están de acuerdo con el uso de la “yerba buena” por sus prejuicios sobre el tema.

“María puso a prueba la resiliencia del puertorriqueño. Nos obligó a inventárnosla para sobrevivir y superar, y también nos unió como pueblo. La pasamos mal, y hay personas que la siguen pasando mal, especialmente los compueblanos del sur con esto de los terremotos, pero el denominador común es que estas experiencias unieron comunidades”, dijo Irizarry.

Educación a través de la diversión

Además de buscarle el lado cómico a vivencias como la falta de señal del celular, los ruidos de las plantas eléctricas, la espera eterna por la ayuda de las autoridades, Yerba Buena también explora el poder y las bondades del cannabis medicinal. Éste toma un rol protagónico en la historia.

“Esta película busca aportar a la conversación colectiva sobre el cannabis medicinal, que cada vez está más libre de la estigmatización que ha tenido por décadas y sigue siendo reconocido como una alternativa viable, probada y segura para el tratamiento de una variedad de condiciones crónicas”, recalcó Irizarry, también señalando que en otras jurisdicciones el cannabis se ha convertido en un importante motor de desarrollo socioeconómico, y que Puerto Rico está en proceso de desatar ese potencial.

Una nueva era para el cine local

Con Yerba Buena Irizarry se desvía del producto cinematográfico común del país, apostando a la aportación de los principales talentos de la industria local – tanto ante y detrás del lente – para llevar su mensaje.

“Todos los que participaron de este proyecto son reflejo de la gran calidad artística que hay en Puerto Rico, profesionales de primera que trabajan con mucho sacrificio, pero con un gran compromiso con el arte de aquí. Me siento afortunado haber podido exponer la capacidad actoral en la isla a una audiencia mayor”, dijo.

La película también se destaca por ser una las pocas producciones cinematográficas puertorriqueñas a presentarse con subtítulos para beneficio de la comunidad sorda en la isla. Es una consideración que el director tomó en cuenta desde el comienzo de la producción con el objetivo de que la propuesta fuese accesible a una mayor audiencia.

Irizarry expresó su agradecimiento al programa de Desarrollo de la Industria Cinematográfica, reconociendo que la entidad está enfocada en fortalecer la industria local, crear oportunidades y taller, y exportar el producto creativo. “Es un buen momento para hacer cine local. Tenemos la responsabilidad de aprovecharlo y continuar creciéndolo”, subrayó.

Yerba Buena es producida por Vanguardia Films y estrena en cines el 5 de marzo. Para más información visita www.yerbabuenamovie.com.